Los Valores del Cooperativismo en la Revisión del Timón Ético Decisorio:

Reingeniería Interna

PARTE I

 

Por: Dr. Miguel Arrieta Morales

Analista de Decisiones

  1. Conceptos Básicos en torno a los Valores

En el tema de la Reingeniería Interna, conviene discutir algunos conceptos básicos relacionados a la comprensión del significado de los valores en la toma de decisiones. Durante este breve artículo no pretendo agotar el tema de las decisiones, mas sin embargo, identificar y definir algunos de sus conceptos nos ayudará luego a ubicar la relación entre la doctrina cooperativista en las referencias decisorias de las personas. En otras palabras, el significado de los valores del cooperativismo en el crecimiento personal a través de su toma de decisiones. Estar atento de tal importante relación, los valores en la decisiones, habilitará a los educadores cooperativistas a capitalizar su labor como agente de cambio en una empresa orientada por valores. Después de todo, lo importante a perseguir en la cultura en una empresa orientada por los valores, es que ésta pueda ser expresada mediante las acciones que cada persona lleva a cabo.

a. El Beneficio

La evaluación y la selección de metas son decisiones mediante las cuales luego las personas guían sus acciones; de igual forma, en otro nivel, se llevan a cabo otras decisiones al momento de establecer los cimientos donde las metas quedan fundamentadas. Durante este artículo nos referimos a los cimientos como aquellos valores sobre lo cual las personas desprenden las metas. Asumir ciertos valores, aquello sobre el cual las personas otorgan importancia, implica a su vez una decisión en sí misma. Es en función de estos valores, la importancia de los asuntos tratados que las personas desprenden las metas. Los valores son el timón de las acciones mediante las metas establecidas: Indican dirección hacia, dónde enmarcar el rumbo.

Primero, lo que se entiende como beneficioso se desprende del valor que las personas otorgan a las consecuencias de cada alternativa. La no presencia de un valor implica que no se aprecia el beneficio que la alternativa conlleva. Lo que se entiende como beneficioso es consecuencia directa sobre a qué se le ha dado valor.

Digamos que para la persona su familia es importante, entonces podemos decir que entre sus metas puede ser el trabajar para obtener dinero y así proveer un techo a su familia. Por el hecho de valorizar a su familia queda satisfecho consigo mismo por su actuación a tenor con lo que entiende que le debe hacer. Su trabajo representa ser algo de gran beneficio para el logro de metas en atender a su familia.

Las personas pueden confundir el término beneficio de una manera restringida asociándolo con aspectos puramente económicos. La forma en que nosotros nos referimos al término beneficio es más bien a las consecuencias deseables las cuales son el resultado de los que se valoriza. Asuntos económicos son importantes como también lo son otros valores, el riesgo esta en tomar decisiones sin estar consciente de los otros valores que son rechazados al momento de escoger.

Puede ser, por el contrario, que no le de importancia alguna a la familia entonces, para empezar, no tiene sentido formar un hogar. Sus recursos, como el dinero y el tiempo, deben ser utilizados en otras metas. Quizás debe orientarse a llevar a cabo el desarrollo profesional o viajar. Hay quienes contraen matrimonio por imagen, por el qué dirán, en cuyo caso entonces podemos decir que las apariencias son de gran valor para la persona. Lo que sí podemos resumir es que si las decisiones no están bien cimentadas las personas quedarán insatisfechas consigo mismas. Bien cimentadas podemos decir que nos referimos a no sustituir de forma aparente una manera de actuar por otra, cuando realmente no se apreciar los valores que la apoyan. No terminar casado, digamos por el qué dirán, cuando lo que aprecia es su total independencia. Las consecuencias de esta forma de proceder son bien cuestionables, mas por el momento, debemos posponer la discusión de las consecuencias de este aspecto para otra ocasión.

b. La Congruencia

Segundo, y continuando en el tema de los valores, las personas pueden tener ciertos valores mas sin embargo sus metas van en contra de éstas. Podemos pensar, por ejemplo, de alguien quien desea superarse y tener desarrollo profesional pero su tiempo de estudio lo utiliza para llevar a cabo varias partidas de billar. Cabría preguntarse cuán importante es para la persona los estudios, cuánto beneficio le representa en comparación con la gratificación del billar. Puede ser que lo que dice importarle, cuando lo repiensa resulta ser que no es tan importante como para sacrificar los beneficios inmediatos del billar. Lo que se persigue es la congruencia entre los actos, que estén apoyados por lo que se entiende como beneficioso. En tal caso no importa si lo que prefiere es jugar billar a costa de su desarrollo de estudio. Claro la vida no es tan simple como esto hay muchas combinaciones y también esta la posibilidad de establecer prioridades. No pretendo agotar el tema sólo ilustrar la importancia de las acciones que estén bien cimentadas en los valores que la apoyen y no en argumentar en este espacio tan breve sobre cuales son los valores que se deben de sostener. Ahora bien, cuando se apoyan en valores positivos entraña que la persona entra de lleno en metas a largo plazo; no en resultados inmediatos

Lo anterior puede lucir interesante más en los asuntos de los valores y nuestra atención va dirigida a corregir los errores de las acciones más no a justificarlos. La teoría de los valores está orientada hacia como se debe actuar en el futuro, no a explicar por qué se ha fracasado. Cierto que en ocasiones las personas actúan en contra de los valores que pronuncian. Ante tal discrepancia, entre lo que decimos y lo que hacemos, el fin no debe ser excusar, sino en corregir, ya sea adquirir nuevos valores o revisar los actos para adecuar la ejecución en sintonía con los mismos. Cuando hay una adecuación entre actos y valores le llamamos alineamientos; cuando hay una revisión interna de nuevos valores le llamamos Reingeniería Interna, implica una renovación.

c. El Carácter

Tercero, la persona muestra su carácter mediante la reafirmación continua de sus acciones apoyadas por los valores que se apropia. Aquello que lo define y adquiere una identidad se desprende de los valores que cultiva día a día. El carácter es resultado de la acumulación de numerosas decisiones sostenidas en los valores. La importancia de la identidad personal es asunto de gran importancia mediante la misma, la persona se reconoce a sí misma y ante los demás. Esto no se debe de interpretar como una isla ante los demás, sino resultado de una eficaz convivencia con los otros. El tema de la convivencia es uno que me ha apasionado y sobre el cual he escrito en ocasiones anteriores mas otra vez por lo restringido del tema actual debemos de obviarlo para fines de seguir en nuestro fines. De todas formas, corresponde decir un poco que las personas tienen eficacia en la relación cuando aportan en los propósitos de los demás; relaciones de ganar-ganar.

Por cuanto, en torno al carácter, para que este se exprese de forma constante, la persona debe de apropiarse de los valores sobre el cual sus decisiones están fundamentadas. De otra manera no será posible que haya consistencia en sus actividades. Esto no quiere decir que la persona no cambie de tiempo en tiempo sus valores. Lo que podemos decir es que a cada instante no este cambiando unos valores por otros. Como expresamos, los valores son el timón en donde se desprenden las metas en cuyo caso sería un constante cambiar de metas. Como los recursos son limitados, se le hará muy difícil cosechar los resultados de sus esfuerzos por estar estos diluidos. No es que los valores no estén sujetos a revisión y hasta puedan ser cambiados; es posible que las personas encuentren que por lo que tanto se esforzó no valía la pena. De nuevo, sugerimos no hacer como un ejercicio constante de Revisión de Valores, ejercicios en Reingeniería Interna.

La mejor oportunidad para que las personas muestren su carácter es cuando se encuentran solas. Lo que entraña a su vez que se afirme en lo que realmente creen, en todo caso la persona se tiene a sí misma: Está solo pero no solitario. Claro hasta cierto punto al asunto del desarrollo del carácter es a su vez un gusto que adquirido. La búsqueda de obtener cierta elegancia entre lo que dicen y lo que hacen es un gusto que se adquiere con el pasar del tiempo. Se me antoja pensar que es análogo al desarrollo del gusto por el buen vino. Ciertamente hay quienes no les interesan estos asuntos de congruencia, mas aún, describen la vida como un asunto de completa incongruencia y contradicciones como señal de la realidad de la vida. De todas formas, como hemos establecido en ocasiones anteriores, no pretendemos aquí hacer una descripción de la vida, sino elaborar en como ésta puede vivirse de una forma que produzca satisfacción en lo que se hace. Satisfacción que es resultado de vivir alineados a los valores.


No hay respuestas para "Los Valores del Cooperativismo en la Revisión del Timón Ético Decisorio:"