TRES PRINCIPIOS BÁSICOS PARA UNA COMUNICACIÓN EFECTIVA

Por: Miguel A. Arrieta-Morales

 

Analista de Decisiones

Usualmente, se piensa que el problema de una pobre comunicación se resuelve solo con mayor comunicación. Si bien hay que estar dispuesto a comunicarse, esforzarse en más de lo mismo es poco efectivo, puede ser contraproducente. Es importante realizar varios pasos previos a la comunicación con miras a tener una mejor perspectiva de cómo enriquecer la misma. Dirigirse al otro directamente, sin un análisis previo sobre ciertos aspectos que se han dado por sentado en la comunicación, le restará posibilidades a que sea efectiva. A estos efectos, discutiré Tres Principios que deben estar presentes en todo análisis para una comunicación efectiva. Tomar en cuenta estos aspectos, antes de comunicar, ayudará a evitar caer en trampas que pueden minar los resultados buscados. Estos principios proveerán un mejor entendimiento sobre la comunicación y evitar errores comunes en donde la comunicación puede descarrilarse. Claro está, estos principios aplican para aquellos que tengan un interés genuino en comunicarse.

PRIMER PRINCIPIO: CADA PERSONA ES UN MUNDO

En la comunicación aquella persona que se limita sólo a transmitir, está descuidando la interpretación de lo que se quiere comunicar. El diálogo es una oportunidad de saber como el otro interpreta aquello que se pretende comunicar. Luego que compartas tus ideas, confirma la interpretación de la misma, entonces se puede-comprender lo que dices. Es más fácil cuando la comunicación se hace verbal, no así en una comunicación escrita como es el caso de estas breves líneas. Debes asumir una actitud crítica con lo que dices, puede que el mensaje tenga otro sentido para quien lo recibe. Tomar una actitud crítica es echar a un lado una actitud ingenua de que todos entienden el sentido de lo que deseas comunicar. La ventaja de la conversación es que puedes recibir de inmediato las diferentes Interpretaciones.

Comunicar no es algo que se debe hacer de prisa. Como decía Napoleón, el mejor estratega militar que hemos conocido: “Vísteme despacio que voy de prisa”. Toma tu tiempo para relacionarte con la visión del otro, deja que él te explique a ti como eI entiende lo que tú dices. La comunicación es un medio para uno ilustrarse, puede ser que las palabras que escoges no expresen tus ideas. Esta es la justificación fundamental para enriquecer las palabras que utilizas. ­

La comunicación es un medio para obtener un entendimiento del punto del otro. Permite evaluar como tus ideas se entienden en los esquemas de los demás. Si se entiende diferente, tienes la gran oportunidad de poder aclarar. Por otro lado, si no te habías percatado de algunas implicaciones de lo que has comunicado, tienes la oportunidad de rectificar, de enriquecer tus ideas o mejorar tu repertorio de palabras.

SEGUNDO PRINCIPIO: REVISA TUS PRE-JUICIOS

Todos tenemos pre-juicios y contrario a pensar que todo pre-juicio es negativo, los pre-juicios son valiosos. Son las ideas que nos permiten hacer una composición del lugar de las cosas en situaciones que nos encontramos. Nos ayuda para responder ante los eventos que nos ocurren. Durante la noche tenemos un juicio previo de que el sol saldrá mañana por el este. Sobre esa idea previa hacemos muchos planes. Estos juicios previos sobre el mundo se desprenden de nuestra educación, del hogar y de nuestra experiencia durante el caminar de nuestras vidas.

Algunos pre-juicios se sostienen, pero si deseas dar oportunidad para el logro de algún propósito es conveniente poner en suspenso “on hold” algunos de estos. Algunas pre-concepciones sobre las personas pueden obstaculizar el cambia, con ideas preconcebidas puede ser que el otro no tenga razón alguna para hacer otros intentos en sus ejecuciones. Con ideas fijas sobre la persona no hay razón para que se intente alga diferente, por lo cual toda comunicación carece de utilidad. Si no se tiene cuidado y no se esta atento, se utilizara la comunicación solo para argumentar a favor de ideas previas. Estas ideas se desprenden de experiencias previas por lo que pueden ser ciertas, pero lo que se de sea es alcanzar metas y abrir posibilidades. La comunicación es un vehiculo en donde se debe dar el espacio para un examen de posibles opciones y tener expectativas diferentes que viabilicen tener otras ideas sobre las personas.

TERCER PRINCIPIO: EL OTRO TAMBIÉN PIENSA

Cada persona decide y puede actual inteligentemente, ahora bien, le toca cada cual definir que es lo conveniente. Puede que no sea como uno quiere, es su decisión y debe ser respetada, siempre y cuando no haga daño a otras personas. Tan pronto las personas pensamos, vamos a diferir entre si. La diferencia de opiniones es fuente para la riqueza de opciones para la obtención de propósitos. Pretender que los demás se ajusten a las ideas de uno es cerrar las posibilidades para intercambios.

En los asuntos del trabajo, los objetivos pueden ser alcanzados por medios alternos. Aún cuando estos puedan entenderse poco efectivos por otros, es conveniente no frustrar intentos alternos para obtener logros. Nos podemos llevar agradables sorpresas con las iniciativas de los demás.

En la mentalidad de negocio, dentro de un análisis de errores calculados, se deben abrir diferentes intentos en como alcanzar los objetivos. Por otro lado, si estos intentos resultan más eficientes, no se debe ser tacaño con el reconocimiento, esto a su vez alienta mayor comunicación.

RESUMEN:

En estos tres elementos básicos: cada persona es un mundo, revisar los pre­juicios y el otro también piensa que se amplia la perspectiva de que consiste una conversación efectiva. La comunicación es un medio para alcanzar propósitos y con estos tres principios se talla la confianza, la zapata para la convivencia efectiva. Esto no se consigue de forma instantánea, por cuanto es un asunto de perseverar en ser eficiente en la práctica a tenor con estos tres principios básicos. Ayuda a que el otro también revise sus pre-juicios. Claro que hay otros aspectos presentes que habré de escribir en otra ocasión, pero sobre este tema es suficiente en asumir la responsabilidad propia para ser un buen comunicador. Que no haya duda alguna que tú hiciste tu parte, Ie toca al otro recoger la invitación. En otra ocasión ampliaré sobre las ventajas de asumir responsabilidades hacia al arte de resolver problemas.


No hay respuestas para "TRES PRINCIPIOS BÁSICOS PARA UNA COMUNICACIÓN EFECTIVA"